La producción cunícola ha ido descendiendo progresivamente en los últimos años.

España es uno de los pocos países con una producción importante de carne de conejo en la UE, ya que esta producción tiene un fuerte componente cultural. Así, prácticamente toda la producción y consumo están concentrados en nueve países de la UE, y fundamentalmente en los tres primeros productores (Francia, España e Italia), que abarcan más del 85% de la producción comunitaria   (🔗NOTICIA COMPLETA)